4 CONSEJOS PARA ENFRENTAR EL CONSUMO DE ALCOHOL DE NUESTROS HIJOS ESTE 18

 

 

Este largo fin de semana es para muchos jóvenes y adolescentes una ocasión de carrete extendido. Los más grandes organizan paseos en grupo a diferentes balnearios y los menores tendrán fiestas a las cuales los llevan sus padres o Uber. Todos sabemos que el consumo de alcohol es el invitado de honor y que muchas veces se encarga de aguar la fiesta con alguna tragedia. 

 

iQué buena ocasión para hablar con ellos sobre los riesgos que implican las decisiones que vayan a tomar al respecto!

 

¿POR QUÉ SE SIENTEN ATRAÍDOS POR EL ALCOHOL?  DOS RAZONES

 

Daniel Siegel, neurobiólogo e investigador del cerebro y las relaciones interpersonales, explica en su libro Tormenta Cerebral por qué los adolescentes, desde los 12 y hasta pasados los 20 años, están más vulnerables al riesgo. En esta etapa ocurre una transformación importante del cerebro, y según las experiencias y el tipo de vínculos que tengan, les permitirá llegar a la adultez con una sana identidad y listos para vivir una vida plena.

 

DOPAMINA: UN TERMÓMETRO DEL PLACER

 

Uno de los aspectos de este rediseño del cerebro adolescente es la alteración en el sistema de recompensas. Este es un circuito neuronal controlado por la dopamina, el neurotransmisor que se activa ante las experiencias placenteras. En los adolescentes el nivel basal de dopamina es muy bajo, es decir cuesta mucho estimularlo, por eso muchas veces los adolescentes nos parecen apáticos y desmotivados. Pero cuando hay algo que si les produce placer o los motiva, los niveles de dopamina se disparan a niveles mucho más altos que en niños o adultos. Consecuentemente, pasado el efecto de la dopamina vuelven a un nivel muy bajo, generando ansiedad por volver a elevar el estado de placer. Esto es caldo de cultivo para las adicciones, puesto que se sabe que el alcohol, las drogas, el sexo, y las nuevas tecnologías son gatilladores de la liberación de dopamina muy potentes para el ser humano.

 

PLANIFICACIÓN DEL CARRETE

 

Otro aspecto característico de la adolescencia es la hiperracionalidad. Investigaciones demuestran que los adolescentes no siempre actúan impulsivamente tratándose de conductas de riesgo, muchas veces han planificado sus acciones. El tomar alcohol la gran mayoría de las veces requiere cierta planificación. Tener que ponerse de acuerdo con el grupo, idear las formas de comprar alcohol, definir un punto de encuentro, pensar cómo no ser pillado por los padres, etc. La hiperracionalidad hace que el adolescente exalte las consecuencias positivas y minimice las negativas. Está consciente de los riesgos y sus consecuencias, e incluso sabe la probabilidad con que pueden ocurrir, sencillamente le da más peso a los potenciales efectos positivos y excitantes de sus decisiones. Normalmente este tipo de pensamiento se presenta en actividades grupales con los pares. La consecuencia más positiva de sus actos sería la conexión con sus amigos y el sentido de pertenencia a un grupo por la aprobación que le darán por su conducta. Esto los puede llevar a hacer cosas que jamás harían solos.

Estas dos características del cerebro adolescente tienen un sentido positivo, ya que los impulsa a tomar riesgos. ¿Qué tendrá eso de positivo? Sin riesgo no hay innovación ni desarrollo. Los adolescentes son motor de cambio para el mundo. El impulso a buscar nuevas experiencias es también lo que posibilita la separación de los padres para ser adultos independientes. 

 

LOS PADRES GUIAS

 

¿Cómo podemos acompañar y guiar en esta etapa a los hijos? Es la gran pregunta que cada uno debe hacerse.

Es nuestra responsabilidad acompañar y guiar a nuestros adolescentes para que estos aspectos de su cerebro se usen en beneficio de su propio desarrollo, y tratando de minimizar los efectos negativos de los riesgos que toman.

 

Algunas luces que nos da Siegel en su libro son:

 

Ayudarlos a desarrollar un pensamiento más intuitivo. La intuición siempre se orienta a lo positivo. La intuición nos dice algo: protégete, ve contra la corriente, recuerda lo que te dijeron tus padres que te quieren, tu quieres algo mejor que esto. Te muestra lo que tu crees que es mejor en una situación porque está guiada por nuestros valores e ideales, por eso siempre funciona en beneficio propio o de alguien a quien queremos. Para escuchar la propia intuición es necesario hacerla consciente porque todos la tenemos, pero no siempre la escuchamos. Como padres podemos hablar con ellos sobre lo que sienten y experimentan en las situaciones de riesgos a las que están expuestos. Hablar con tranquilidad y sin alarmarse por lo que puedan contar. La idea no es darles un sermón sobre los riesgos (acuérdate que ellos ya los saben), sino ayudarlos a conectarse con su intuición y hacer conscientes los valores e ideales que lo definen. Estas conversaciones pueden ayudar a que en momentos de decisión el valor o ideal que se quiere proteger pese más que la recompensa de la dopamina.

Piensa en preguntas como: ¿Qué sientes cuando un amigo te ofrece probar el alcohol? ¿Crees que es riesgoso tomar más de la cuenta? ¿Te ha tocado alguna situación en la que hayas sentido miedo? ¿Te sientes presionado a hacer cosas que no quieres? ¿Qué piensas cuando ves a un amigo borrado o inconsciente? ¿Cómo crees que puedes cuidarte? ¿Qué te ayudaría a salir de la presión de tus pares?, etc. 

También puedes compartir tus valores e ideales, no tratando de imponer, porque entonces no serás escuchado. Puedes decir frases como: "A mi me gustaría que tomaras tus decisiones libremente, sin presiones." "Es muy valiente ir contra la corriente y ser auténtico." "Quiero que tengas la confianza de que siempre me puedes llamar cuando sientas que estás en peligro. "Los buenos amigos se cuidan." etc. 

 

Ayudarlos a desarrollar un pensamiento más abstracto. En este momento su corteza pre frontal está creciendo y así también la capacidad de un pensamiento más abstracto que les permitirá evaluar mejor las cosas antes de tomar decisiones, contrarrestando así la hiperracionalidad. Hay que ayudarlos a ver el cuadro final de una situación y que puedan sopesar más equilibradamente todas las consecuencias.

 

También la reflexión con preguntas les ayudará en este proceso. Algunas ideas: ¿Qué vas a hacer si te sientes mal o si tienes a algún amigo que esté en mal estado?, ¿Cuáles crees que deben ser las consecuencias en caso de que no cumplas los acuerdos a los que hemos llegado?, ¿Sabes por qué el abuso del alcohol es peligroso? ¿Si tú fueras un papá o mamá, cómo lo harías con tus hijos? y otras similares.

 

Finalmente, creo que es muy importante hacer acuerdos explícitos y con consecuencias claras aceptadas por ambas partes. Luego, lo más significativo es que esas consecuencias se cumplan.

 

Para llegar a esos acuerdos tenemos que tener mucha claridad sobre lo que es negociable de lo que no, pero no caprichosamente sino con fundamentos. El hecho de que tu des razones de tus decisiones es una forma muy concreta de obligar a tu hijo a reflexionar también sobre sus demandas o pautas de acción, ayudando así al desarrollo de su pensamiento más abstracto. "Si quiero establecer un horario es porque afecta mi descanso, y tu también necesitas dormir." "Antes de los dieciocho años no puedes tomar porque es ilegal y tu biología no está preparada para un consumo controlado." Así tu podrás pedirle a él o ella que te dé también razones.

 

No podemos cerrar los ojos y pensar que los adolescentes nunca van a experimentar con conductas de riesgo. Tenemos que estar atentos a conductas indicativas de algún grado de descontrol o adicción. Abuso del alcohol todas las semanas, tomar solo, eventos de inconsciencia que se repiten, baja en el rendimiento escolar, mentiras, cambio de amistades, entre otros.

 

Conéctate tú también con tu intuición. Junto con la información y la reflexión, te guiará para saber qué hacer en cada situación. 

 

Se nos viene un fin de semana de mucho carrete, aprovechemos la oportunidad para empezar a tener este tipo de conversaciones. Date el tiempo para hacer acuerdos con tus hijos y conversar abiertamente sobre lo que puede ocurrir. Todo esto te ayudará a construir una relación más cercana y de confianza, y podrás ayudar a tu hijo o hija a tener una adolescencia beneficiosa para su desarrollo.

 


 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

LIBÉRATE DEL PERFECCIONISMO

April 18, 2018

1/5
Please reload

Entradas recientes

October 21, 2019

May 28, 2018